In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Tauromenion

Bajo nuestros pies, la playa de Isola Bella se abría en la tierra como dos pechos de agua. En el centro, un medallón de rocas coronado por una casa entre pinos. Bajamos a la playa con unos bocadillos y nos tumbamos a dormir entre las piedras para unirnos a la larga lista de invitados ilustres. El aire era fresco y húmedo,  mientras el sol se asomaba sin vergüenza al espejo del mar, como Goethe, como Wilde, como Klimt

Al caer la tarde, dejamos la playa y subimos por un telesférico hasta el pueblo de Taormina. Bajo la máquina, la garganta del monte se abría a nosotros, ofreciéndonos su cuello de pinos mojados. Cien metros más, una pequeña cuesta plagada de tiendas de recuerdos y llegamos a las puertas de la ciudad. Los turistas eran hormigas trabajadoras que iban de una tienda a otra del corso principale. Y la ciudad era un teatro de palacios, balcones sobre el mar, iglesias recortadas contra la sierra, mujeres con la toalla al hombro y pícaros de mirada esquiva y sonrisa amable. Después de un paseo, entramos en la parte antigua. Un enorme pasillo de roca daba a la montaña. Sobre ella, como una corona de mármol, descansaba el antiguo teatro de Tauromenion, colonia de griegos.

Caía la tarde. El sol bajaba la ladera del Etna hacia occidente lamiendo las piedras del teatro. El mundo clamaba en aquel silencio de milenios. Sonreí y me quité las gafas de sol: que el espectáculo continúe después de todo. Aplaudí antes de dejar Tauromenion.

Anuncios

2 Respuestas a “Tauromenion

  1. Jesu 29 mayo 2010 en 10:02 am

    Nosotros también aplaudimos. Sigue mostrándonos el espectáculo del mundo y que no cesen las palmas. Y sigue disparando, aunque sea con la cámara de fotos. Ya nos encargamos otros de hacerlos con el kalashnikov, en los sitios y momentos apropiados.

  2. Soñadora Empedernida 22 julio 2010 en 4:10 pm

    Hablamos hace un par de veranos porque yo había sido una de las alumnas que te había escuchado leer poesia en el Ateneo de Sevilla. Hoy, releyendo mails, me he acordado de ti y de una conversación en la que te dije que quería estudiar periodismo y tú me contestaste que lo pensara bien.
    Bueno, dos años después, ya estoy matriculada y a ello voy! Se me ha ocurrido decírtelo y he escrito Pablo Buentes en google para ver por dónde andabas en los mundos blogueros.

    Ya veremos qué tal se me da :) De momento, te sigo leyendo.

    Un besín.

    PD: Te voy a seguir en twitter, si no te importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: