In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

El Aleph

De pronto el caos y el aguijón del suavizante. Dos vaqueros azules, otros negros. Un chaleco marrón que trajeron los reyes estas Navidades y uno oscuro que aún huele a incienso. Una camisa blanca, de domingo de ramos. Un par de camisetas básicas (morado y rojo) compradas en Sfera. Muchos calcetines. Las medicinas de la alergia. Dos latas de sardinas en conserva, una de cocido, otra de lentejas. Un pelapapas. Un puñado de caramelos. Cuatro Estaciones cantadas por José Julio. Homer Simpson absorto en la delantera de unas zapatillas. El Aleph en la maleta.

* Yo también me enamoré de las entradas sobre las cajas de Mesanza.

Anuncios

Una respuesta a “El Aleph

  1. Antonio Rivero Díaz 25 enero 2010 en 9:51 pm

    Me ha gustado mucho esta enumeración. Es muy descriptiva y a la vez inexplicable. Es en principio carente de sentido y lleno de él. Me lío solo. Me ha gustado mucho desde luego y eso es lo que importa.

    Espero que escribas más a menudo porque veo que no escribes en este blog desde hace más de un año y al sopesar con este texto la expresividad de tus palabras me ha entrado ganas de más. Una pica’ como decimos los hispalenses.

    Un Saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: