In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Una última naranja

Ahora que estás lejos y quieres, me dices en tu carta, volver a la ciudad en que naciste; te diré del sol que abraza rincones y tú, que sabes de estrellas, volverás a los vericuetos de una casa con muros de luz cegadora. Te diré de los árboles como centinelas, y tú que has colgado ramas en tu puerta volverás a la explosión blanca del naranjo que señala a una casa con muros de luz cegadora y murmullo de agua. Te diré del albero cegado de los alcorques, y tú, que has prensado la tierra con tus pies,  cerrarás la puerta de luz cegadora tras tu sombra y baldearás, como aquella tarde, la terraza  de muros encalados donde crece el geranio y cae, como caen las piedras indescifrables, una última naranja.

Anuncios

3 Respuestas a “Una última naranja

  1. pablo moreno 2 abril 2009 en 12:46 pm

    Necesitaba “argo poético”, abro tu blog y … justo en el blanco, como en los muros. Muy buen proema, sí señor. Tienes que leer algo de Eugenio de Andrade: por ahí van también sus tiros. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: