In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Copa de las naciones

Esta mañana me levanté eufórico, con ganas de comerme el mundo, la mañana era de un azul que provocaba alegría y el sol brillante, casi risa; y pensaba qué escribiré hoy en el blog, hoy, que vuelvo a ver a mi gente (mis amigos de siempre) y que me voy de cena y que no pienso en otra cosa que en dejarme de historias y centrarme, hoy. Pues eso precisamente, que vuelvo a mi gente ahora que estamos separados en la misma calle. Es curioso cómo este tipo de vida, de ciudad que diría una Yure con las piernas colgando en la orilla del río, hace que estés en un contacto diario con gente que vive a 30, 60, 100 kms y, sin embargo, las reuniones con tus amigos, los de mi misma calle, sean cada vez más dispersas. El caso es que hoy toca cena y copa; y mientras me vestía recordaba lo de Café Babel y pensaba en esto de las distancias, los países y cómo la cultura llega a todos lados. Hoy visto al estilo francés o, al menos, lo que yo pienso que es el estilo francés; iremos a cenar a un italiano y posteriormente tomaremos unas copas que seguramente tendrán algún divertido y poético nombre inglés que me traigas recuerdos, por lo del idioma, de mi Escocia. Es imposible resistirse a pensar que las fronteras cada vez sirven para menos y que estamos logrando lo que los políticos intentan con constituciones y más tonterías, una verdadera unión.

En fin, paranoias aparte no hay nada nuevo, que hoy me levanté internacional o con el espíritu del creador de Eurovisión que diría quién yo me sé; por cierto, ya que estamos con música, un disco. Busquen uno de Chano Domínguez, 10 de Paco se llama. Ya me diréis.

Anuncios

2 Respuestas a “Copa de las naciones

  1. jesús Beades 31 diciembre 2007 en 1:42 am

    Bueno, bueno, lo de distintas culturas… en el fondo, un grupo de estudiantes de Erasmus -alemana, español, inglesa, italiano…- reunidos en un piso, entre copas, condones, guías de viaje y coloridas postales, no son culturas que se encuentran. Son la misma pasta confusa, descolorida e insulsa, que avanza sonriente hacia no se sabe muy bien dónde. Pero, eso sí, con Ipod, y sobradamente preparados.

    Ea, yo me he levantado con otro ánimo.

    ¡Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: