In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

The Shanghai Restoration Project y algo de un observatorio

Me llega por correo un artículo escrito por alguien del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia en el que se critica la película “La Brújula Dorada” por sus claras referencias -observatorio dixit- contra la Iglesia. En mi opinión la película, que representa el primer libro de la Trilogía escrita por Philip Pullman, podría ser criticada por mil millones de cosas más importantes que por esas vagas referencias sin ninguna importancia, sobre todo si tenemos en cuenta que la película no destaca precisamente por la agilidad y la comprensión del guión, recargado de citas a cual más azucarada y plastosa y con unos actores que por momento rozan, cuando no embisten, el ridículo.

Por ello me parece estúpida la preocupación de este observatorio y que le ha llevado a lanzar un ataque por la posible “contaminación” moral de la infancia, un comportamiento que esconde en el fondo, el rechazo de la obra de un escritor abiertamente en contra de la Iglesia.Pienso que un grupo que supuestamente defiende la libertad religiosa y de conciencia debería respetar la obra y los planteamientos de la gente que no comulgan con la Iglesia. De esta forma, me posiciono en contra de las valoraciones ridículas de este grupo de personas, valoraciones que sólo pueden comprenderse por el miope punto de vista del  Observatorio y que me recuerda muy mucho a los grupos de presión religiosos que controlan el cine y la TV americanos.

Por otra parte, os dejo con un bonito descubrimiento. Se llama The Shanghai Restoration Project. De momento no sé quién lo forma ni qué tipo de música es porque no consigo encajarla en ningún lado. Os dejo con su música, utilizada por el diseñador Kenzo para uno de sus anuncios. Una obra de arte.

Anuncios

3 Respuestas a “The Shanghai Restoration Project y algo de un observatorio

  1. Buko 14 diciembre 2007 en 9:54 pm

    Esto es nu-jazz, y la verdad es que suena de puta madre. Si te gusta esto trata de conseguir escuchar algo de Hiromi Uehara, en especial la canción Desert on the moon, y ya vas a flipar, fijo.

  2. Jesu 15 diciembre 2007 en 1:10 pm

    Te fui a buscar este tema pero es que no me acordaba de quién era el anuncio, así que me resultó imposible. De todos modos, es la poya.

    Por otra parte, sí, lo dicho por el observatorio ese es una tontería, sobre todo en tanto que los niños que vayan a ver la película no van a estar atentos al guión, bien porque lo esté más a los efectos especiales, bien porque éste no existe, así que no creo que salgan del cine pensando en otra cosa que en ver la siguiente parte. Aunque, por el bien de los niños y sus padres, esperemos que salgan pensando lo que tú y yo: “No vuelvo a ver más una película de éstas”.

  3. Luis 17 diciembre 2008 en 3:48 am

    El tema del anuncio se llama Introduction (1936), de verdad que me encanta, es muy relajante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: