In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Lo verdaderamente importante

El otro día, sentados en torno a una palmera de chocolate y una buena copa, hablaba con Cerero sobre algunos poetas y ambos llegábamos a la conclusión de que para ser un buen escritor era imprescindible no perder el norte, es decir, no olvidar lo verdaderamente importante de la Poesía. Llevar esta máxima como lema no dejaría de ser el típico discurso de cualquier crítico literario, pero si se intenta ir más allá, es inevitable ver que esta máxima tan relevante porta a su vez una pregunta implícita, una cuestión que amplía los horizontes de la Poesía: ¿Qué es lo verdaderamente importante de la Poesía? La experiencia de la lectura permite al lector conocer las distintas respuestas que han dado poetas y escritores a esta pregunta desde el inicio de la Literatura y elaborar la propia.

Ya Aristóteles, en la Poética hace una separación de los poetas según la forma de utilizar los versos y defiende que el poeta no debe “contar las cosas como sucedieron, sino como debieran o pudieran haber sucedido, probable o necesariamente“, de lo que se deduce -deduzco- que Arístoteles entendía al Poeta como un arquitecto de las palabras y de la historia, un pintor que crea los colores y da forma al cuadro, pero sin perder de vista lo que tiene delante, la realidad, siguiendo la estela -mímesis- de algún modelo de provecho -él cita a Homero- que le sirva para conocer los distintos procederes de los poetas. Es innegable que Aristóteles, el gran teórico clásico, abrió camino, ordenó la Poesía y elaboró el guión que posteriormente siguieron otros como Horacio, Dante o los poetas del renacimiento, si bien estos llevan un paso más lejos las tesis de Aristóteles, ampliando la secuencia temporal en los poemas, las formas estilísticas y los recursos utilizados. Con Garcilaso asistimos a la unión entre el esplendor formal del revolucionario soneto y la égloga clásica con los grandes temas de la Poesía, como el Amor, la Muerte, y que alcanzarán el canon español de perfección literaria. Entendemos, pues, que para los grandes del Renacimiento, el tratamiento directo de los temas clásicos y la perfección formal se eleva por encima de todo, algo que se hace norma para todos los poetas de los siglos posteriores hasta finales del XVIII y principios del XIX.

Continuará.

Foto tomada del espacio de Iessi en Flickr.

Anuncios

2 Respuestas a “Lo verdaderamente importante

  1. Bukowski 21 julio 2007 en 9:15 pm

    Que conste que yo no dije nada, todo eso se lo ha sacado él de la manga :P.

  2. Buentes 21 julio 2007 en 9:18 pm

    Pero como bien dijiste una vez en el autobús, la conversación abre la mente, y todo este discurso nace de aquella conversación.

    Ahora estoy ultimando el resto, quizás esté para mañana o pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: