In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Padre

Hoy es el cumpleaños de mi padre. El hombre se asienta ya en la mitad de siglo y se encamina gloriosamente hacia un futuro cercano repletos de días de fiesta. Ya le toca, trabajando desde los 14 años, pluriexplotado, para que su mujer y sus tres niños salgan adelante. Parece que lo consigue…

Es un día especial, yo me he levantado a buena hora para felicitarlo, pero me encuentro la casa vacía. Unos comprando en el supermercado y él en el gimnasio, destilando sudor y líos del trabajo en la sauna, dejando los problemas atrás a golpe de brazada en la piscina. Javier, la piscina, mi casa vacía y yo que ordeno la habitación buscando tras los trastos las palabras claves para un poema. Error. No encuentro nada bajo las sábanas.

A las 15, el almuerzo. La mesa preparada en la cocina. Todos nos sentamos alrededor de platos de lasaña y pollo frito, todos no, falta mi hermano, está en algún lugar de cuyo nombre no puedo acordarme… Mientras vaciamos los platos, las noticias continúan con sus ráfagas de muerte y corrupción, RCTV que se sobrepone a la censura del gorila rojo o los poemas de Bermejo y Populares. Vaya lío, la vida parece un chiste desgraciado, pero es mentira. En la mesa, mi madre ya se ha ido dejando un asiento vacío y un plato menos, quedamos mi padre y yo tan sólo. Él escoge una manzana del frutero, la acaricia, lustra su piel roja con las manos, coge un cuchillo y la desgaja en trozos más pequeños que caen como granizos en el plato. Después me lo ofrece y yo lo tomo, la pulpa se deshace entre mis labios.

Suena el toque de combate. Es la hora del ejército de limpieza, mi madre guarda el flanco de la cocina mientras mi hermano Alejandro y yo cooperamos en las habitaciones. Mi padre queda en el centro del conflicto, el salón, la terraza y el servicio. Mientras nos afanamos en la limpieza, pensamos en la noche. Con la caída del día comenzará la fiesta, vendrán mis tíos, mis primas, estaremos juntos. El día pasará veloz, piel de manzana que cae en volutas como caen los días, con la esperanza de la pulpa entre los labios, una fiesta… En el cumpleaños de mi padre todos entregarán los regalos, aún hay tiempo pero yo no encuentro SU poema por ningún lado, aunque como dijo una vez mi abuela Aurora: “todo, tarde o temprano, aparece“.

PD: Feliz Cumpleaños Padre.

PD II: Hoy doble entrada, abajo una sobre Velázquez.

Anuncios

8 Respuestas a “Padre

  1. Á.Matía 2 junio 2007 en 6:44 pm

    Hola:

    Hace diez días mi padre alcanzó la mitad de siglo. Él y yo somo iguales en físico y carácter por lo que chocamos. Toda la vida ha trabajado de la mañana a la noche para que yo llegara a ser algo más de lo que él pudo. Es mi héroe.

    Saludos y felicidades a tu padre

  2. Buentes 2 junio 2007 en 7:28 pm

    Muchas gracias, Alvaro. Veo en tu blog que eres estudiante de periodismo como yo, te agregaré como enlace, parece muy interesante. Un saludo y felicidades también a tu padre.

  3. Maria 3 junio 2007 en 6:59 pm

    ¿Encontraste el poema perdido? Estas musas… son un desorden!
    ¿lo habeis celebrado?

    Felicidades a tu padre! (si encuentras el poema igual podrías ponerlo por aqui…)

  4. Buentes 3 junio 2007 en 7:12 pm

    Muchas gracias, compañera de estudios. Aciertas, las musas son desordenadas, pero como dijo mi abuela, todo, tarde o temprano, aparece, y sé que el poema llegará. Cuando lo tenga lo colgaré, aunque hayan pasado meses del cumpleaños. jajajaja. Un saludo y muchas gracias por las felicitaciones.

    PD: Te he agregado a mi lista de blogs porque he visto cosas interesantes en tu blog. Suerte con los exámenes que ahora llegan.

  5. Marta 3 junio 2007 en 8:32 pm

    Yo también tenía una abuela Aurora y además, increíble pero cierto, solía decir exactamente lo mismo.
    Ojalá recuperes el ya famoso poema y como te pide María, cuélgalo cuando des con él…
    (Felicidades a tu padre, of course)

  6. Jesu 3 junio 2007 en 10:14 pm

    Felicidades al gran Javier, magnus homo inter magnos homines et magna femina. Y felicidades a ti también por esta gran entrada. Espero que encuentres pronto “las palabras acertadas” (guiño guiño) para su poema, y también para las cañas del Ríopudio. ;)

    Yo también tengo una abuela que se llama Aurora, pero como si no la tuviera…

  7. Buentes 3 junio 2007 en 11:50 pm

    Gracias a Marta y Jesu, en cuanto tenga el poema lo cuelgo. La abuela Aurora… jejejeje todos tenemos una según parece jajajaja que arte. Pues sí, Jesu, pronto sacaré tiempo para el cumpleaños de mi padre… más allá, bailan las cañas del río Pudio (guiño guiño Jesu)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: