In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Una tarde en Polonia

Hace un par de meses me congratulaba de la lectura en el Ateneo de Sevilla. En aquella entrada, yo calificaba el momento como inmejorable, pues bien puedo decir que la lectura de ayer estuvo mejor que la de Marzo.

El acto comenzaba a las seis. Previamente, había llegado con quince minutos de adelanto junto a Jesu y aún no había nadie. Luego llegaron Joaquín Moreno, Irenina y Esperlinda, que me animaron mucho antes de entrar. Al poco tiempo llegó el monitor y nos informó que los chicos eran de Alicante (coincidencia) y de Polonia!!! Imaginaros la cara de sorpresa, ¿cómo iba a leer ante unos polacos si lo único que yo sé de Poland es que Juan Pablo II era de allí y que la selección polaca tiene un delantero que se llama Olisadebe?

Honor a los valientes, comenzamos el acto con un poco de retraso. D. Carlos Muñiz presentó el acto con mucho humor y dio paso a Joaquín Moreno que hizo una breve reseña sobre mí y sobre mi poesía que he de agradecerle. En aquellos momentos supe que la cosa iría bien, parecían buenos chicos. Como la señorita Arana no estaba allí acompañándonos, pensé que lo mejor sería dedicarle la entrada. Así que elegí un poema suyo para romper el hielo, los niños quedaron extasiados. Y ya todo fue como la seda, me presenté y les conté algunas anécdotas que fui intercalando con los poemas. Hablé sobre los temas generales de la Poesía (Amor, Muerte…) y los fui asociando al imaginario de los jóvenes, intenté aproximarlos a los poetas que suelen enganchar mejor con los adolescentes (Salinas, Bécquer, Neruda…), les encomendé a que leyesen, que no se quedasen únicamente en las clases y que no se convirtiesen en un rebaño de corderos. Hubo momentos de risas y hubo momentos más solemnes, sobre todo, aquellos que rodearon a la serie de poemas de mi abuelo (4 poemas).

Hablé de la importancia de la familia a la hora de aprender a valorar las cosas, hablé de la esperanza en el futuro, que nosotros somos la nueva generación y tenemos que cambiar las cosas, que la poesía no es lágrima ni es algo anticuado, que los poetas beben cervezas, ríen, bailan e incluso pierden el tiempo en autobuses o trenes, como Cerero. Me encontré muy bien allí arriba y con el paso del tiempo, noto que cada vez me cuesta hablar menos en público. Aún así me veo muchos defectos, muchos de ellos derivados de mi mala memoria, como por ejemplo la incapacidad para encontrar las palabras exactas que quiero utilizar (por más que leo y por más que soy capaz de emplear un buen vocabulario en un texto escrito) Pero bueno, supongo que esas cosas se irán limando poco a poco.

Mis padres estuvieron presentes, así como los comentados Joaquín, Irenina, Esperlinda y Jesu, estos tres últimos que dejaron sus estudios para verme leer y a los que agradecí (y sigo agradeciendo) su asistencia. D. Carlos Muñiz y Dña. Matilde Donaire estuvieron como representantes del Ateneo de Sevilla. Ambos me dieron sabios consejos después de la lectura y me trataron fenomenal; me presentaron al Presidente del Ateneo, D. Enrique Barrero, que me saludó muy afectuosamente y me regaló algunos libros publicados por la corporación. Todo un lujo de lugar.

Puedo decir que estoy muy satisfecho de la lectura, porque me sirve para aprender a expresarme en público y perder esa vergüenza que me sobra, el público se comportó muy bien y eso hay que agradecerlo. Mis amigos estuvieron conmigo y mis padres, y los miembros del Ateneo se portaron muy bien conmigo, lo cual es de agradecer. En fin, un lujo leer en el Ateneo, lo recordaré siempre.

PD: Si quieren ver fotos del evento, ya saben, pinchen el enlace al blog de mi hermano: aquí

Anuncios

4 Respuestas a “Una tarde en Polonia

  1. Igor Marco 29 mayo 2007 en 11:27 pm

    Yo estaba entre el público y he de decir que lo hiciste genial… otra vez.

  2. Vázquez 30 mayo 2007 en 12:51 am

    Me hubiera encantado estar allí, escucharte leer poemas, pero, especialmente, oírte hablar a otros más jóvenes que tú de: “la importancia de la familia a la hora de aprender a valorar las cosas, hablé de la esperanza en el futuro, que nosotros somos la nueva generación y tenemos que cambiar las cosas, que la poesía no es lágrima ni es algo anticuado, que los poetas beben cervezas, ríen, bailan e incluso pierden el tiempo en autobuses o trenes, como Cerero.”

    Me repito, pero no lo puedo evitar. ¡¡¡Felicidades!!!

  3. Marta 30 mayo 2007 en 10:14 am

    ¡¡Como me habría gustado estar allá!! Y, por supuesto, me uno a lo que dice Vázquez.
    Enhorabuena. Porque todo salió bien. Por superarte y sacudirte nuevamente las vergüenzas. Porque tu familia y tus amigos no faltaron. Porque hablaste de lo verdaderamente importante. Por dar un magnífico ejemplo a los chavales que acudieron a verte (¡polacos!). Por todo, enhorabuena. Y que repitas pronto, con tanto -o más- éxito.

  4. Jesu 30 mayo 2007 en 8:14 pm

    Se te ha olvidado decir que una chavala polaca leyó, en su lengua natal, un poema de D. Carlos Muñiz.

    Y bueno, a ti qué decirte: una magnífica lectura. Grandioso como siempre. ;)

    Por cierto, tenías razón con respecto a lo que me dijiste en el autobús. Soy tendente a meter la pata, tú ya me vas conociendo, así que imagínate a qué me refiero. Debo escucharte más, y pensar con un poco más de “maldad”.

    Saludos, amigo!!

    PS > ¿¿Olisadebe no era africano??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: