In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Hikkikomori, Cani y algún agravio comparativo…

Incapaces de seguir el frenético ritmo de vida del país, en Japón hay alrededor de un millón de hikkikomori, adolescentes o jóvenes adultos, en su mayoría varones, que viven voluntariamente recluidos en casa o incluso en su cuarto durante años.

Los hikkikomori son los casos más extremos, con características esencialmente japonesas, de lo que en el Reino Unido se catalogó con el término administrativo NEET (Not currently engaged in Employment, Education or Training), que designa a alguien que por el momento no trabaja, ni estudia, ni se prepara para nada y que en Japón se conocen como neeto.

He tomado estos dos párrafos de una noticia del diario Periodista Digital donde se hace referencia a estas extrañas actitudes que afectan a una parte de la población japonesa y que con el devenir del tiempo ha venido también a darse en otros países de la zona, como Corea del Sur.Estos casos son el resultado de la grandísima presión social de Japón, que espera que cada joven sobresalga allá donde éste ponga sus miras, sea estudio o trabajo.

Y lo que quiero hacer con esto es contraponerlo con la situación a la que nos enfrentamos con gran parte de la juventud en nuestro país y más concretamente en nuestra ciudad, Sevilla.

De nuestros jóvenes no se espera gran cosa. Desde un primer momento los papás (y las mamás también) se desentienden del chaval después de que este pronuncie sus primeras palabras (leáse Agua, Papá y Pan), comienzan entonces las lecciones de desinterés y falta de civismo, que con el paso del tiempo desembocan en nuestro “amadísimo” y “utilísimo” sistema de educación. Gran parte de la juventud la dedican a perder el tiempo en la calle, burlar lo máximo posible los cotos que se les ponen (cotos razonables por cierto) y a unirse a las cadenas de despropósito que desde los medios se les acerca.

La mayor parte de la juventud busca el máximo resultado con el mínimo esfuerzo, no conoce el trabajo ni el estudio por ocio sino por obligación, no sabe de cultura, ni libros, ni música, no suelen visitar una exposición salvo que esté relacionada con algún acto vandálico y haya que reventar alguna cosa, y los colegios son considerados como centros donde lo mejor que se puede sacar es tiempo para una beatífica siesta, sólo parada por un profesorado que tiene “merecida” esa imagen de cuerpo de la ley y el orden que debe ser contraatacado.

Después de todo esto vendrán los caminos que se bifurcan, los que toman la buena senda y se integran felizmente en la sociedad, y los que toman la senda mala, los que acaban sentados en las plazoletas con una botella en la mano y una navaja en el bolsillo, los que perderán las horas hablando de los “tíos” (policía), de las “broncas” (peleas) que tuvieron con una panda de pijos o de las “máquinas” (motos o coches) tuneadas, todo ello rodeada de una cohorte de elementos con características similares que atenderán al nombre de “canis” como subgrupo.

Por supuesto, en sus casas se ven recompensados con el dinero que sus padres les dan y al chiquillo no le faltará nunca nada, mientras que aquellos que decidimos tomar la buena senda tendremos que vérnosla con los autobuses, los atascos, los jefes, los paseos sin dinero y las prisas.

Esta es la diferencia, en Japón tenemos Hijos de la Gloria o del Olvido, en España tenemos Hijos de P*** o de las Prisas. Pero, quizás utilizando el mismo esquema que d’Ors en sus poemas sobre el siglo XX o de Beades en aquel poema tan bueno donde hablaba de los prehistóricos y los contemporáneos, qué pena que nuestros “canis” no hayan elegido otro camino porque ellos se perdieron la satisfacción que trae el trabajo bien hecho, la alegría de dar por terminado (en principio) un poema, el gesto con que muchos regresamos a nuestra casa después de la Universidad y las clases, orgullosos y cansados, pero orgullosos.

Anuncios

5 Respuestas a “Hikkikomori, Cani y algún agravio comparativo…

  1. Vázquez 9 abril 2007 en 11:06 pm

    Lo de los hikkikomori japoneses me parece pá llorá amargamente, pero no menos que tu visión tan negativa de la juventud de aquí, la sevillana. Creo que generalizas un pelín. Las bandas existen, los desocupados o malocupados también, sin duda, como siempre. Pero no todos los padres son como los pintas, ni sólo existen esos dos modelos de jóvenes.
    Mira bien a tu alrededor, o mejor, un poco más allá, creo que se pueden ver una gran variedad de jóvenes, por fortuna para todos.
    Es cierto que el blanco y el negro existen, pero siempre digo que hay quien no ve (o no quiere, o no puede) que entre un color y otro hay miles de tonanidades.

  2. Buentes 9 abril 2007 en 11:39 pm

    Es cierto que en la entrada generalizo un tanto, pero debido a las últimas situaciones que he vivido (en Semana Santa para ser exacto) la verdad es que no veo las cosas muy positivas Vázquez. El problema de la educación, que el que yo quiero hacer ver, es culpa de algunos padres que no saben poner límites a los hijos, el sistema propio de la educación que no funciona (porque una persona con muchos suspensos pasa de curso? qué incentivos tienen los jóvenes?), parte del profesorado que ya ha dado por perdido a los jóvenes, los medios y la sociedad que difunde unos hábitos, y los propios estudiantes, que muchos de ellos, obvian la tarea que deben hacer y no cumplen con las obligaciones y de estos ya no sólo los hay en la secundario, alcanzaron el bachillerato y ahora los tenemos ya dentro de las universidades; pero tú de esto sabrás más que yo, que lo vives a diario desde hace años. Hoy en clase vivimos una situación esperpéntica… pero mira, te pongo aquí el enlace para que Fernan (otro compañero) te lo describa: pincha esta dirección Vázquez, verás qué tristeza de juventud (aunque por fortuna hay excepciones).

    http://sinfuturoysinunduro.wordpress.com/2007/04/09/la-responsabilidad-de-un-periodista/

    y este

    http://sinfuturoysinunduro.wordpress.com/2007/03/26/futuros-periodistas-en-contra-de-la-actualidad/

    y este otro

    http://sinfuturoysinunduro.wordpress.com/2007/03/27/impugnacion-de-examen/

  3. Vázquez 10 abril 2007 en 1:20 pm

    Buentes, el gran pensante. Eso, piensas todo el rato y por lo que parece creo que no lo haces mal.
    Pero chaval, ¿a que una misma cosa, problema, de un día para otro se puede percibir de distinta manera sin que haya cambiado nada ,salvo nuestro estado de ánimo? Pues eso, en estos momentos acentúas lo negativo, dejando a un lado lo positivo. Esas rachas las tenemos todos por fortuna para el “homo pensante”. En resumen, que sí, que tienes razón, pero hay que relativizar y mirar a todas partes.

    Gracias por los enlaces ((!hala! otro blog pá favoritos)). Los he leído “enteritos”, y no me sorprende nada de nada. Es más, si algo me sorprende es en positivo: que sois más de uno los que ya tenéis más claro que el agua qué estáis haciendo y porqué. Y lo mejor, qué tipo de personas estáis construyendo. JOder!!! Esto visto desde la distancia, (siempre relativa) con la que yo puedo observarlo es muy satisfactorio y esperanzador. Ah! También muy revitalizante ((como los aftershave esos modernos, lo digo por si te apuntas a lo del espejo con letras de canciones, libros, etc, etc del post de arriba ya que te veo muy animado a probarlo, jajaja.))

  4. Buentes 10 abril 2007 en 3:05 pm

    Oído cocina, seguiré tu consejo Vázquez, gracias!!!

    Esa página de Sinfuturoysinunduro está muy bien, te recomiendo las entradas de Pablo López, estudiante de Periodismo en la Complutense que el año pasado estuvo en la de Periodismo de Sevilla. Suele atinar con sus comentarios y es una gran persona.

  5. Vázquez 10 abril 2007 en 7:15 pm

    Ok. Gracias por tu recomendación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: