In Ictu Oculi

Recetario para los nuevos tiempos

Mens sana in corpore sano

Ayer me sentí un poco como un ciudadano romano de los que iban a los baños a diario, un patricio moderno, todo gracias a mi madre que desde esta semana me ha sacado un bono para aprender natación en la piscina cubierta del polideportivo de mi barrio. Fue una experiencia muy gratificante, el pabellón tiene unos vestuarios muy bien dotados y limpios, además de un personal que hace que las clases no sean tan humillantes para los que como yo, sepan sólo algo más que flotar en el agua, pero mucho menos que nadar.

Hice las pruebas y me pusieron en el nivel 3, de 4 posible, pero al cabo de un tiempo y viendo como sumergía el brazo izquierdo y como movía los pies, me pasaron al nivel 2 para jugar con una tablita de corcho y un churro de espuma -menos mal que en la realidad no sea tan “cursi” ni “vergonzoso” como por aquí-, en una calle llena de personas mayores.

Después de unos buenos estiramientos, gracias a los cuales no me han quedado secuelas -léase agujetas- me duché y salí, después de todo, hacia mi casa. Eran las 22:30 y caminaba por la calle con la silueta cansada y feliz, sintiéndome un noble romano y pasé por delante de un bar que estaba cerrando. Allí se afanaba una familia entera, niños incluidos, en limpiar el suelo y las bancas, y pensé qué injusta era la vida, mientras uno salían de natación, otros aún doblaban la espalda… El caso es que seguí caminando y pensando sobre una entrada para mi abandonado blogg, y antes de llegar a la esquina oí la voz de una muchacha que textualmente buscaba un novio rico y guapo que le diera alegría a su cuerpo -léase sexo femenino-, que acompañada por cuatro amigas -todas ellas igualmente adolescentes típicas de un barrio como el mío- se cruzaron conmigo dejando después en el aire una de ellas un curioso: “como ése”.

Para mi sorpresa vi que me señalaban, seguí avanzando en dirección a casa y pensando, unos limpian su negocio honradamente, otros se relajan después de 13 horas en la calle y piensan en Literatura, y otras ya se encaminan hacia un futuro que se les impone desde los medios… el desconocimiento (ni rico ni guapo) y la cumbre sin esfuerzo.

Anuncios

9 Respuestas a “Mens sana in corpore sano

  1. Carlos 2 marzo 2007 en 9:08 pm

    Chico, en una semana ¡qué éxito! Y no tengas tan abandonado el blog, ni tan abandonados a tus lectores. ¡Aigua fresca!

  2. Jesús Beades 3 marzo 2007 en 12:26 am

    Es verdad lo de la natación. Es muy monótona, pero sales como flotando en una nube (y además te desean las muchachas, que no me dirás que no mola).

  3. Rocío Arana 3 marzo 2007 en 10:04 am

    Si no abandonas, te enlazo… (yo como Enrique, dura.) ¡Qué buena entrada…!

  4. Rictus Morte 3 marzo 2007 en 12:45 pm

    Curiosamente hace poco que empecé también en un cursillo de natación. El comienzo puede ser duro, pero enseguida te pones a tono y pasarás rápido de ese nivel 2 en que tan malamente te han colocado…

  5. Bukowski 3 marzo 2007 en 4:32 pm

    El lunes nos veremos en la piscina, entonces.

  6. Batibuti 3 marzo 2007 en 9:51 pm

    Uoo que de gente!!! Saludos amigos, es bonita la natación.
    En cuanto a lo de actualizar… bufff, sabéis que soy un pelín vago y que sólo actualizo cuando veo que ya es tarde… no te preocupes si no puedes enlazarme Rocío, me conformo con que tú me visites jejejejeje.
    Beades tú te has apuntado a natación??
    Rictus, tú también estás apuntado aquí en Sevilla, en qué sitio???
    JJ yo voy los martes y los jueves después de las clases a los niños.
    Carlos, me encantó tu post del otro día, creo que te dejé un comentario. GRACIAS AMIGOS!!!

  7. Jesús Beades 4 marzo 2007 en 12:55 am

    Me he apuntado varias veces, y, por supuesto, lo dejaba a las dos semanas siempre. Fui más constante con la esgrima.

  8. Rictus Morte 4 marzo 2007 en 12:01 pm

    En Galisport de el Porvenir. Está a un buen paseo de mi casa, los Remedios, pero así nado y ando -palabras que tienen las mismas letras-.

    ¡Esgrima! Si uno es constante con la esgrima es porque quiere matar a alguien… A mí, el deporte en el que más me cuesta ser constante es en la pipa. Me encanta pero no dejo de marearme -me gusta la latakia y no hago el estómago-.

  9. Buentes 4 marzo 2007 en 9:22 pm

    El Beades es experto en hierba para pipa… y como es eso de la esgrima?? un dia nos lo tienes que contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: